San José

Sociedad Cooperativa Andaluza

Fachada de 1945
Antiguo patio
Antigua bodega
Antiguos Trabajadores

Un poco de historia emotiva de nuestra cooperativa

Corría el ya lejano año de 1945, concretamente el 15 de Mayo cuando nació en nuestro pueblo una de las primeras Cooperativas, que en el devenir del tiempo tanto habían de proliferar a lo largo y ancho de nuestras tierras del Santo Reino.

Su venida a este mundo, tuvo la gran finalidad de defender los intereses económicos de esos hombres, mujeres y niños que en los crudos días invernales sus rostros están curtidos por el viento y sus manos encallecidas por la nobleza del trabajo.

El nacimiento de esta entidad acontece en las adversas circunstancias de la posguerra. No había de nada, todo escaseaba y los primeros años de la infancia y pubertad de esta criatura transcurren con dos prensas de tipo tradicional. ¡Pero no importa!, siempre bajo la dirección y enseñanza de las diversas juntas directivas este niño que acaba de nacer, crece, y al llegar a la edad adulta, puede alardear de poseer la maquinaria más moderna del mundo oleícola. En efecto, aquellas dos arcaicas prensas, han sido sustituidas por dos líneas de 90.000 kg; una línea con una capacidad de 150.000 kg y otra de 60.000 kg.

Con este nuevo sistema de molturación, tenemos la satisfacción y el orgullo de obtener unos aceites que cuando ha habido necesidad de ofertarlos al SENPA este organismo ha considerado el 60% de nuestra producción ACEITE VIRGEN EXTRA, lo que nos honra y satisface.

Pero aún existen otras conquistas que no podemos omitir y es el hecho de que en estos últimos años, se han instalado un sistema de lavadoras y limpiadoras que permiten al final de la jornada que toda la aceituna que ha entrado durante el día en la Cooperativa se encuentre en las mejores condiciones físicas y químicas de molturación. Las antiguas limpias y cribas de los tajos han quedado relegadas a los museos.

No podía estar ausente del pensamiento de los fundadores los móviles de una política social.

Se creó una Caja Rural para dar anticipos de cosecha a bajo interés y se crearon cartillas de ahorros y plazos fijos pagando más interés que la banca.

Se fundaron nuevos puestos de trabajo, viviendas para los obreros, becas de estudio, y de los presupuestos se destinaron partidas en metálico con fines caritativos y benéficos.

Se adquirieron tractores, gradas, arados, y demás utensilios para combatir las plagas y que a un módico precio están a disposición de los socios que los necesiten.

Y como todo ser que viene a este mundo hay que bautizarlo y ponerlo bajo la advocación de algún santo para que interceda ante el Altísimo, se acordó denominar a esta fábrica Cooperativa de SAN JOSE, porque quién mejor que este santo varón que en su vida terrenal fue ejemplo de virtud y laboriosidad...

...

Extracto del discurso del Presidente durante el 50 aniversario de la entidad.